sábado, 25 de enero de 2014

Perderse, caminar

En busca de esos espacios nómadas que existen en las ciudades.
Hay una panadería ubicada en algún lugar del polígono urbano que comprende la calle de Félix U. Gómez, Washington, Platón Sánchez y Tapia (Monterrey, centro); es buena, bonita y barata. Venden -entre otras cosas- unas empanadas de piloncillo y nuez que se degustan con un placer sobrenatural. Es ese tipo de lugares al que llegas una vez y luego cuando quieres regresar te desubican porque no los encuentras en el mismo sitio; es decir, te pierden un poco si tienes la suerte de volverlos a encontrar.

Por favor contribuyan compartiendo sus experiencias de sitios móviles propios, aplica también para lugares que de pronto aparecen en nuestros recorridos cotidianos o de componentes mucho más conocidos del paisaje norteño como las montañas que se cambian de lugar del norte de Nuevo León.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada