sábado, 25 de enero de 2014

Y luego hay gente que se pregunta por qué no confiamos en la ciencia

Según descubrimientos recientes de las neurociencias hemos aprendido (quimosabi) más sobre el cerebro durante los últimos diez años que durante toda la historia previa de la humanidad.
Por ejemplo, los hombres y mujeres de ciencia afirman que, al hacer ejercicio, se activan ciertas neuronas o redes del cerebro; aseguran también que, en contraparte, el sólo hecho de pensar en alguna actividad física vigorosa genera reacciones y efectos fisiológicos análogos a la realización real de dicha actividad. Esto significa que quienes casi no hacen ejercicio pueden hacer gimnasia mental con sólo pensarlo (haciendo el gran esfuerzo de pensar, de imaginar).
Así las cosas, nosotros, los deportistas consumados tenemos una nueva herramienta metodológica para nuestros entrenamientos de alto rendimiento: penar que hacemos ejercicio mientras hacemos ejercicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada